Si te vas a casar pronto, lo más probable es que tu prometida esté esperando un anillo de compromiso, pero te has preguntado alguna vez cuándo comenzó esta tradición entre los novios y futuros esposos. Te compartimos cinco cosas que no sabías de esta joya.


  1. No todo empezó con un anillo, en la época de la Prehistoria, los hombres ataban a sus mujeres lazos de hierbas en las muñecas, los pies y la cintura, con el fin de controlar sus espíritus y comprometerlas a que no serían de nadie más.
  2. La primera cultura que entregaba un anillo a las mujeres que serían esposas fue en el antiguo Egipto, pero no era una joya, los anillos eran hechos de hueso, fibras de plantas, marfil o cuero, además creían que había una arteria que comunicaba el dedo anular con el corazón.
  3. Todo se institucionalizó muchos siglos después, cuando en 1477, el archiduque Maximiliano de Austria le entregó un anillo de oro con un diamante incrustado a María Borgoña, como muestra del amor que le tenía.
  4. En 1947, la copywriter Frances Gerety inventó el eslogan más famoso para vender anillos de compromiso: “Un diamante es para siempre”. Recordemos que los diamantes son duraderos y casi indestructibles.
  5. Los significados del anillo de compromiso son la confianza, el compromiso y la eternidad, por eso sigue siendo vigente en muchas parejas del mundo.