La impresión 3D se está usando en diversas industrias y en la joyería no es la excepción, lo que ha significado un ahorro de tiempos y costos.

El funcionamiento de la impresora 3D consiste en trabajar con una resina, sobre la cual es pasada por un fino haz de rayos láser que moldea y fabrica el diseño.

Una vez que se obtiene el diseño se colocará en molde de yeso, donde finalmente se pondrá el metal diluido que formará la joya.

Los diseños son elaborados con programas de diseños 3D. Actualmente hay una gran diversidad de softwares que pueden usarse para dicho trabajo.

La impresión 3D cada día se vuelve tendencia en diversas empresas, como el caso de Nervous System, estudio de diseño estadounidense que se ha especializado en esta técnica de complejos objetos. Ellos elaboran modelos matemáticos para crear diseño de joyas y adornos para el hogar.

Definitivamente, la impresión 3D en la industria de la joyería es una realidad.

Artículo creado con información de fabricantedeplata.com.